Los alumnos se hacen expertos en técnicas de estudio con unas sesiones que organiza el departamento de orientación que empiezan con una evaluación de su metodología de estudio, continúan con la planificación de un horario de estudio con el que se tienen que comprometer, una exposición de las técnicas de estudio y una charla sobre consejos generales para mejorar su rendimiento académico. Este proyecto termina con una entrevista individualizada con aquellos alumnos que necesiten mejorar su metodología de estudio.