El trabajo con deportes alternativos, encajado en el bloque de contenidos de «Juegos y deportes», tal como queda desarrollado en el presente currículum, nos permite atender programas de colaboración y team building ya que el Kin-Ball es un deporte eficaz para fomentar el trabajo en equipo. En todas las jugadas, tanto de saque como de recepción, intervienen todos los jugadores del equipo. Además es válido para cualquier edad y sexo: un rasgo interesante del Kin-Ball es que es desde su creación un deporte de competición mixta: hombres y mujeres practican juntos el deporte siguiendo el deseo del entrenador Demers de promover valores como la igualdad de género.
¡Es divertido y motivante para el alumno! Ya que tiende a salirse de la rutina, porque el factor diversión ayuda a algo fundamental durante este tipo de eventos: a que los roles dentro del equipo se intercambien, dando lugar a cambios positivos.