Este martes 16 de octubre los alumnos de secundaria han disfrutado de una día al aire libre, en pleno corazón del clima mediterráneo,… ¡sí!.. Una suerte… y esto a penas a diez minutos del Colegio, en el Monte del Pardo.

Una biodiversidad en mitad de la capital que alberga especies ibéricas y flora autóctona, que merece la pena descubrir. De la mano de expertos biólogos del ayuntamiento, fuimos recorriendo a pie, parte de las cientos de hectáreas de zona verde y protegida de este monte madrileño. Con la inmensa suerte de que al estar en época de berrea, periodo de celo de los ciervos y gamos, estos se dejaron ver más de lo normal. Fue increíble verlos a unos metros de nosotros, junto a jabalíes, otro característico del sistema ibérico. Aprendimos a seguir sus rastros, sus bañeras de lodo, y las huellas de sus pezuñas.

Terminamos el recorrido paseando por la orilla del río manzanares, en su margen más verde y salvaje, rodeados de juncos, helechos, esparragueras y zarzamoras. Probamos la planta del hinojo, comprobando su sabor a regaliz y recogimos muestras de las plantas más características para el realizar un herbario en science. Respiramos aire puro y vimos un monte verde, que según nos comentó Miguel, el monitor, favorece la autoestima y libera del estrés.

Tatiana Calvo Andrada