En Primaria, estamos profundizando en nuestro programa de Inteligencia Emocional RULER.

Estamos en la fase de desarrollo del vocabulario emocional de nuestros/as alumnos, con el fin de ayudarles a aprender estrategias para que puedan reconocer, comprender, etiquetar, expresar y regular

tanto las emociones propias, como las de los demás. Este programa está diseñado para aumentar el rendimiento académico, su consciencia emocional y social, promover el pensamiento crítico y creativo, así como, la comunicación oral o escrita, y el bienestar en general.
En el programa, los/as alumnos/as aprenden una «palabra emocional» cada cierto tiempo con el fin de ampliar la comprensión de sus emociones, la forma de expresarlas y a adquirir estrategias para manejarlas.
Una parte de este programa tiene como objetivo que conecten la palabra emocional aprendida con experiencias reales. La familia tiene que intervenir en esta fase y compartir una historia sobre un momento en el que se experimentó la palabra emocional que están aprendiendo en clase. Por ejemplo, para la palabra emocional “rechazado” el familiar puede compartir una historia en la que se sintió excluido cuando era niño porque sus hermanos mayores no le dejaron jugar a la pelota.

 

 

Las demás fases son: integración curricular, la conexión creativa (realizar un producto final que represente la emoción) y la última fase: estrategias de regulación emocional (en la que se enseñan estrategias de regulación emocional comporta mentales y de pensamiento).